Para proteger tu bolsos de cuero MIHO te recomendamos lo siguiente:

IMPERMEABILIZACIÓN:

Este paso es fundamental para evitar el deterioro irreparable del cuero en contacto con agua u otros líquidos como algunos productos cosméticos. 

- Quitar polvo y residuos con un paño seco, sin ningún producto. 

- Aplicar un impermeabilizante en aerosol de manera pareja por toda la superficie, incluyendo correas. Seguir para ellos las indicaciones del fabricante del producto a utilizar. 

- Repetir periódicamente para mantener la protección.

LIMPIEZA Y LUSTRE:

- Te aconsejamos aplicar siliconas incoloras como los aerosoles utilizados para lustre de muebles. Aplicar sobre un paño seco el lustre y luego pasar sobre el bolso de manera pareja. 

- En caso de rayones o marcas utilizar cera o pomada para cuero en un color similar al de tu bolso. El uso de pomadas incoloras puede derivar en el desgaste del color original del cuero. Aplicar sobre un paño la pomada o cera y distribuir de manera pareja por la superficie. Dejar secar unos minutos y luego utilizar un paño limpio y seco para sacar lustre. Repetir, en estos casos, impermeabilización y lustre con siliconas. 

LIMPIEZA DE INTERIOR Y HERRAJES:

- La tela utilizada en el  interior de los bolsos es impermeable. Para su limpieza  procurar vaciar su contenido y luego pasar un cepillo o paño húmedo.

- Los herrajes como hebillas o argollas se pueden limpiar con un paño y un poco de pulidor de metales doméstico, cuidando de no manchar la tela o el cuero.

PRECAUCIONES DE USO:

- Nunca lavar en lavarropas ni guardar el producto en lugares húmedos.

- Guardar siempre en fundas, de trama abierta que permita la ventilación del producto, como en las que se entrega el producto, para evitar condensaciones de humedad y proteger el bolso. 

- No se debe secar el material con secadora, o al sol directo, ya que el calor puede dañar el material.

La limpieza profunda o de manchas dificiles debe hacerse en una tintoreria especializada.